Las movilizaciones por el respeto al resultado del 21F se impusieron en las calles y el MAS proclama a Evo

Los movimientos ciudadanos que piden el respeto al resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016 lograron demostrar su fuerza en por lo menos siete capitales de Bolivia, con paro de actividades y también con masivas concentraciones.
Pero también el Movimiento al Socialismo trato de contrarrestar el impacto de la movilización ciudadana con concentraciones y marchas en cuatro ciudades, La Paz, Cochabamba, Potosí y Sucre, donde proclamaron a Evo Morales como candidato a la presidencia para 2019.
Estas demostraciones fueron una muestra de la cada vez más profunda división en la sociedad boliviana.
Las mayores concentraciones de los grupos defensores del resultado del 21 de febrero se realizaron en Cochabamba, La Paz, Potosí y El Alto.
El paro tuvo mayor impacto en Santa Cruz, Cochabamba y Tarija donde las organizaciones cívicas y gremiales consiguieron unirse y hacer de su protesta una acción con éxito.

En La Paz los protagonistas del bloqueo de calles y paro fueron los vecinos, quienes lograron organizarse en más de 100 puntos y cerrar los principales ingresos al centro de la ciudad e impedir la circulación del transporte público.
En Oruro los colectivos de ciudadanos realizaron una marcha en la noche, pues el paro fue suspendido como una forma de solidaridad con las víctimas de las explosiones del sábado y martes de Carnaval.


En Potosí no hubo paro, pero en la tarde la marcha del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) tuvo una multitudinaria participación de vecinos, comerciantes y universitarios.
En Cochabamba una numerosa marcha se realizó en la tarde y concluyó en la plaza 14 de Septiembre donde se reiteró que la lucha por el respeto de los resultados de 21 de febrero continuará.

En el Alto miles de personas se reunieron en el distribuidor de la Ceja de El Alto, sorprendiendo a muchas personas, pues esa ciudad era considerada una de las fortalezas del MAS.
El MAS
El MAS movilizó en La Paz un gran cantidad de campesinos y funcionarios públicos, mientras que en Cochabamba fueron, una vez más, los cocaleros, quienes fueron mayoría en la concentración de la plaza 14 de Septiembre.
En Potosí a la cabeza del ministro de Trabajo, la columna del MAS estuvo integra en su mayor parte por cooperativistas mineros y funcionarios de la Gobernación y la Alcaldía.
La concentración de Sucre tuvo como impulsor al gobernador, Estaban Urquizo, quien movilizó a sus dependientes y a empleados del gobierno municipal y campesinos llegados de las provincias para marchar a favor de Morales.
Las denuncias de los funcionarios públicos sobre las presiones para participar en los actos del partido de Gobierno volvieron a presentarse, así como el notorio control de asistencia.


LA PAZ/Fides
PAA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *